Precio del oro en Colombia

Equipo es.DailyForex.com

Por: DailyForex

Colombia es rica en oro. La gran mayoría se extrae a través de operaciones informales, muchas consideradas ilegales, que proliferan en todo el país, desde las tierras bajas del Pacífico a la Amazonía hasta la región cafetalera del estado de Caldas.

Sin embargo, gran parte del turismo en Colombia asiste a este hermoso país para invertir en Oro.Precio del oro en Colombia

La gran mayoría del oro en las minas colombianas se extrae ilegalmente

Ochenta y ocho por ciento de las 57 toneladas métricas de oro que se extraen cada año en Colombia son producidas ilegalmente, segun el presidente de la Asociación Colombiana de Minería (ACM), Santiago Ángel Urdinola, en una reciente conferencia de prensa.

Urdinola dijo que los departamentos con mayor porcentaje de oro extraído ilegalmente son Chocó, Cauca y Valle del Cauca en la costa del Pacífico, así como Antioquia y Caldas, informó RCN Radio.

El presidente de ACM dijo que, aunque no hay cifras oficiales sobre los beneficios generados por la minería ilegal, cree que son "astronómicos". Estas actividades no pagan impuestos al Estado y no cumplen con las regulaciones ambientales.

Las estadísticas recientes sobre la minería ilegal de oro demuestran lo fundamental que es esta industria criminal para el panorama criminal organizado de Colombia, que puede crecer en importancia en un futuro cercano. La minería es una fuente clave de ingresos para las organizaciones guerrilleras colombianas y los grupos neo paramilitares, conocidos como BACRIM (bandas criminales). Estos grupos manejan, extorsionan y proveen seguridad para operaciones de minería ilegal. Los departamentos con más depósitos de oro -que incluyen Chocó, Antioquia, Córdoba, Bolívar y Cauca- son también algunos de los más violentos del país, con una fuerte presencia de actores armados.

De hecho, en departamentos como el Chocó, el oro es potencialmente una fuente mayor de ingresos criminales que los cultivos de coca, el ingrediente principal de la cocaína. Este equilibrio está en flujo constante. A medida que los precios del oro bajan y fluyen, también lo hace el papel del mineral en la economía ilegal de Colombia. Para 2012, la subida de los precios del oro la ayudó a convertirse en la principal fuente de ingresos para grupos delictivos en cerca de una cuarta parte de los 32 departamentos de Colombia. El valor del oro luego se desplomó, y el cultivo de coca ha experimentado desde entonces un resurgimiento, alcanzando sus niveles más altos en años.

Teniendo en cuenta esta tendencia, es preocupante el reciente aumento del valor del oro, aparentemente provocado por el voto del Reino Unido para abandonar la Unión Europea. El inframundo criminal de Colombia ya está experimentando un profundo cambio de poder con la perspectiva de una desmovilización guerrillera por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que controla gran parte de los campos de coca y minas ilegales del país. Estos yacimientos minerales prometen atraer a actores armados rivales que buscan llenar el vacío dejado por la guerrilla siempre y cuando firmaen un acuerdo de paz con el gobierno colombiano y que de3 esta forma mas gente quiera invertir en Colombia.

Varias tragedias están entre las razones por las que el gobierno colombiano ha lanzado un proceso de "formalización" para mejorar las condiciones y estandarizar las prácticas en las minas informales. Otra razón es la contaminación ambiental causada por la minería informal, que a menudo implica el uso de mercurio, cianuro y otros productos químicos. Además de estas preocupaciones es el hecho de que la minería ilegal de oro se ha convertido en una fuente importante de financiamiento para grupos paramilitares, guerrilleros y criminales armados.

En 2013, el gobierno del presidente Juan Manuel Santos inició un proceso de formalización destinado a brindar capacitación y mejorar las condiciones y beneficios de los trabajadores para los mineros informales. El plan parece prometedor en papel. Sin embargo, plantea una serie de preguntas espinosas. ¿A quién se le debe permitir que mande donde, dadas las reivindicaciones ancestrales y legales contradictorias de la tierra y los minerales en ella? ¿Cómo tratará el plan las operaciones mineras controladas beneficiando a grupos armados, considerando que estas minas a menudo emplean a la gente local? ¿Y puede el gobierno realmente reunir los recursos o la voluntad política para mejorar las prácticas ambientales y la seguridad en las minas informales?

Un mosaico de métodos

La extracción de oro en Colombia a menudo se divide en tres o cuatro niveles, y las líneas entre ellos a menudo son borrosas. Alrededor de 314.000 personas trabajan en la minería de pequeña y mediana escala, según un censo minero del país 2011-2012. Muchas personas practican la minería artesanal o ancestral, que en su forma más rudimentaria implica busqueda en los ríos, utilizando anchas cacerolas de madera para separar los granos de oro de la arena. Los pequeños mineros también trabajan con picos y otras herramientas de mano para extraer el oro .

La minería a mediana escala involucra más maquinaria y afecta áreas más grandes. Los explosivos caseros se utilizan para bombardear los ejes subterráneos, a menudo en condiciones peligrosas. En otras situaciones ambientalmente destructivas, como en el Parque Nacional Los Farallones de Cali, el mercurio, el cianuro y la explosión de la minería ilegal han contaminado los ríos que abastecen de agua a la ciudad de Cali.

En los ríos, incluso en el departamento del Chocó del Pacífico y en el Amazonas, la "minería" también involucra operaciones de dragado acuático. Dragas es el término usado con frecuencia para pequeños flotadores inflables equipados con bombas motorizadas y mangueras que absorben el fondo del río y lo pasan a través de mecanismos de tamizado. Operaciones mucho más grandes, a menudo llamadas dragones, son arrastreros de gran tamaño que se encuentran a 20 pies de altura o más con trabajadores estacionados en varios niveles, supervisando una cascada cacofónica de limo, agua y rocas que caen por esclusas.

Las personas y grupos que realizan este tipo de operaciones mineras varían ampliamente. Hay empresas ad hoc o cooperativas, así como individuos, familias u otros grupos trabajando juntos. La ley otorga a los pueblos indígenas y afrocolombianos el derecho a la mina, como muchos lo han hecho durante siglos. Los afrocolombianos son en gran parte descendientes de los esclavos traídos al país para la minería del oro, y la minería en pequeña escala ha sido parte de su cultura desde entonces. Ahora la minería artesanal de pequeña escala está siendo amenazada por la entrada de minería ilegal más avanzada y de mediana escala, a menudo realizada por personas de fuera que llegan a territorios afrocolombianos o indígenas. Si bien la exploración del oro podría considerarse verdaderamente sostenible, no causando prácticamente ningún impacto en el medio ambiente, las operaciones informales de mediana escala pueden ser altamente destructivas, desgarrando tierras y fondos de ríos y liberando a menudo mercurio, cianuro u otros productos químicos al medio ambiente.

Según expertos, funcionarios gubernamentales y locales, paramilitares y guerrilleros se han involucrado cada vez más en la minería ilegal o informal en los últimos años. Ejecutan operaciones mineras por sí mismas, o cobran a los locales una "tarifa de protección" para permitirles seguir minando o traer maquinaria a áreas que los grupos armados controlan. Por ejemplo, el grupo guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cobró 1.600 dólares o más por cada equipo; También cobraron por la gasolina o exigieron un recorte de los beneficios de la minería, según estudios del 2012.

Como telón de fondo de este complicado tejido de retazos, las empresas multinacionales, que tienen los títulos oficiales en gran parte de las riquezas minerales de Colombia. En algunos lugares, como la ciudad de Jericó en Antioquia o San Lorenzo en Nariño, las empresas multinacionales y sus filiales están ejecutando grandes minas. A pesar de que la minería de las grandes compañías representa sólo una pequeña fracción de la minería de oro del país, sólo un uno por ciento, según el censo minero de 2011-2012, muchas comunidades ven su presencia y su presunción de poder desplazar mineros más pequeños y pueblos enteros como una seria amenaza. En muchas áreas, las empresas están explorando o manteniendo una presencia, presumiblemente estableciendo el escenario para lanzar operaciones si suben los precios del oro o si los depósitos y las condiciones resultan valiosos. Por ejemplo, los funcionarios de la empresa sudafricana AngloGold Ashanti han estado realizando exploración en y alrededor de la reserva indígena. Los residentes dicen que las personas conectadas a la compañía han estado haciendo vuelos en helicóptero y que preguntan a los locales sobre la compra de tierras.

Formalización, Criminalización y Caos

La cuestión de lo que separa una mina "informal" de una "ilegal" es difícil de responder, y la respuesta varía para cualquier mina dada, dependiendo de a quién se le pregunte y cuándo. Desde al menos los años ochenta, Colombia ha instituido una serie de leyes y programas destinados a definir, manejar y formalizar la minería en pequeña escala e informal.

En 2001, se instituyó un nuevo código minero que sentó las bases para otorgar extensamente títulos a minerales, los cuales, al igual que en los Estados Unidos, están separados de la propiedad de la tierra. Con el nuevo código, la administración del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez otorgó una serie de títulos de derechos minerales, muchos de ellos a corporaciones extranjeras o sus filiales, cubriendo en última instancia más de la mitad del territorio del país.

El código, destinado a fomentar la inversión extranjera, debilitó la capacidad de los grupos indígenas y afrocolombianos de vetar la minería en sus tierras. Más tarde se reveló que el gobierno de Uribe otorgó 9.000 títulos mineros en parques nacionales y reservas indígenas. En 2011, según el periódico Semana, el ex ministro de Minería y Energía, Carlos Rodado, denunció los títulos mineros que se otorgaron en los parques nacionales y otros desarrollos desde la implementación del código de 2001, incluyendo "la adjudicación de títulos sin control y de alguna manera sospechosa "y la" violación de los derechos de las comunidades mineras indígenas y afrocolombianos ".

Para complicar las cosas, no siempre son los nuevos titulares quienes terminan haciendo la exploración o la minería. En cambio, otras entidades están extrayendo oro en lugar de los titulares reales de derechos minerales. De hecho, el censo minero de 2011-2012 del país incluyó más de 14,000 operaciones mineras, y encontró el 63 por ciento de ellas sin título legal.

A pesar de esta desconexión, en 2013, el gobierno del presidente Juan Manuel Santos anunció el ambicioso programa de formalización destinado a otorgar derechos legales y proporcionar capacitación a las operaciones informales, al mismo tiempo que se reprime la minería que el gobierno considera ilegal. "Tenemos que ser aún más eficaces en la recuperación de los mineros artesanales para hacerse formales", dijo Santos en una reunión de agosto de la Agencia Nacional de Minas, de acuerdo con un comunicado de prensa de la agencia. Santos agregó que los requisitos de seguridad instituidos mediante la formalización han "salvado varias vidas".

El comunicado también citó al ministro de Minas y Energía, Tomás González, quien dijo que "la minería sin título traerá todo el peso de la ley". Agregó que los mineros que "hacen las cosas bien ... tienen que sentir que el Gobierno es su amigo. "

Pero los críticos dicen que el gobierno ha fallado en distinguir entre "pequeños" y "ilegales" mineros o efectivamente otorgar derechos a pequeños mineros. Oswaldo Ordoñez, profesor de geología de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín, quien ha asesorado en el proceso de formalización, dijo que los pequeños mineros, que a menudo han estado minando la tierra durante décadas, a menudo no tienen derechos ". A 30 años de trabajar en estas minas, y sus padres minados, pero no tienen los derechos [minerales] - el gobierno le dio los derechos a los especuladores ... Así que ahora usted tiene conflicto entre las personas con títulos que nunca hicieron nada y la gente de la minería de la tierra Que no tienen los derechos ".

Muchos pequeños mineros independientes, incluyendo indígenas y afrocolombianos carecen de los recursos para solicitar títulos legales, un proceso que requiere papeleo, estudios y viajes a las ciudades. Citando un atraso y otros problemas, el gobierno ha abierto y cerrado ventanas en las que los mineros pueden solicitar títulos, causando mucha incertidumbre y confusión. Mientras tanto, los derechos se conceden a las personas que nunca han tocado la tierra.

A pesar de los objetivos del gobierno de formalizar todas las minas para el año 2032, hasta ahora el programa ha estado marcado por progresos lentos, caos e incoherencias. Sólo una pequeña fracción de minas ha sido formalizada. Un informe de 2014 del Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo, con sede en Londres, señala que, entre la aprobación del código de 2001 y noviembre de 2013, se rechazó el 80 por ciento de las 3.114 solicitudes de formalización de minas. Sólo cinco por ciento de esas aplicaciones exitosas han sido registradas. Hoy en día, cerca de 19.500 solicitudes de mineros artesanales y en pequeña escala de procesos de formalización anteriores aún están a la espera de las respuestas de la Agencia Nacional de Minería. El programa ha costado unos $ 25 millones.

En 2012, una ley impuso cargos penales graves por minar ilegalmente, sin diferenciar entre pequeños mineros independientes y operaciones más grandes. El gobierno ha realizado numerosas detenciones de mineros, incluyendo una represión de mayo de 2015 en el Amazonas, donde el gobierno arrestó a 59 personas y cerró 63 minas ilegales que supuestamente financiaban a las FARC. Después de las protestas, la ley fue aclarada para apuntar a las operaciones ilegales medianas y grandes, en lugar de mineros pequeños.

Mientras tanto, muchos mineros artesanales y comunidades dicen que el gobierno está en gran medida haciendo la vista gorda a las pequeñas minad pero muy destructivas ambientalmente hablando.

Cauca: Un clima de miedo

Una brisa fresca agitaba los geranios y las hierbas que colgaban en macetas ingeniosamente hechas de botellas plásticas de agua, suspendidas de los aleros de una casa rosa brillante en una verdosa ladera sobre la ciudad de Suárez en el departamento del Cauca en la tarde del 22 de mayo de 2015. Las mujeres de la comunidad de La Toma demostraron cómo remolinan el agua del río en las cacerolas de madera para separar pequeñas manchas de oro. Una mujer mostró un pequeño racimo de estos granos, acunado cuidadosamente en un pedazo de tela azul a cuadros. Pesaba unos dos gramos y podría llegar a unos 95.000 pesos, dijeron, menos de $ 50USD.

Una llamada telefónica trajo noticias de que las FARC acababan de levantar el alto el fuego, en respuesta al asesinato gubernamental de 26 combatientes de las FARC un día antes. El gobierno describió ese ataque como una respuesta al asesinato en abril de 11 soldados cercanos en Buenos Aires, a pesar del alto el fuego unilateral que estaba en vigor mientras las conversaciones de paz estaban en curso en La Habana.

La guerra civil de Colombia ha durado décadas, pero en la década pasada el advenimiento de la minería ilegal de oro como fuente de financiamiento para grupos armados ha significado extrema presión y riesgo para La Toma y otras comunidades afrocolombianas dispersas por estas colinas y valles.

Hombres, mujeres y niños de La Toma y otras comunidades han buscado oro a lo largo del río Ovejas y del río abajo del río Cauca.

Hoy en día, las operaciones de minería a cielo abierto de mediana escala salpican el paisaje. Desde la casa rosa donde las mujeres se reunieron, los caminos de retroexcavadoras son fácilmente visibles, líneas dentadas de tierra roja expuesta que corta a través de bosque verde.

Un defensor internacional que trabaja en estrecha colaboración con La Toma, dijo que en ese momento había 17 retroexcavadoras usadas para la minería ilegal en los alrededores. Las mujeres dicen que la minería ilegal conectada con grupos armados casi ha destruido su capacidad de sobrevivir en la forma en que su gente tiene por siglos: a través de la agricultura a pequeña escala y la búsqueda de oro. Dicen que la minería ilegal está contaminando los ríos con mercurio y otros químicos. La cantidad de oro que encuentran el agua se reduce considerablemente, y las amenazas de los grupos armados significan que no pueden ir a muchos de los sitios del rio y de las parcelas pequeñas de la granja donde han trabajado durante años.

En virtud de la Constitución colombiana y las leyes de consulta previa, los pueblos indígenas y afrocolombianos tienen derecho a un "consentimiento libre, previo e informado" en relación con la minería u otras actividades que afecten sus tierras. El líder de La Toma, Francia Márquez, invocó este derecho en un juicio que suspendió los títulos mineros que podrían haber obligado a la comunidad afrocolombiana a trasladarse.

Una decisión de 2010 a favor de Márquez por parte del Tribunal Constitucional de Colombia significó que la minería no podía comenzar legalmente sin el consentimiento de la comunidad. Los acuerdos también exigían que el gobierno otorgara a la comunidad títulos colectivos de tierras, que son prometidos a las comunidades afrocolombianas por ley. Los líderes dicen que esto les ayudaría a proteger sus tierras contra la minería por extraños. Pero, aunque la comunidad ha hecho múltiples demandas de que el gobierno deje de minar ilegalmente, ya pesar de que los funcionarios del gobierno han acordado hacerlo en documentos firmados, no ha ocurrido.

Los títulos extensos del mineral en el área habían sido concedidos a un individuo, Héctor Jesús Sarria. Los líderes de la comunidad creían que estaba almacenando los títulos en nombre de las empresas. AngloGold Ashanti y la empresa canadiense Cosigo Resources se encuentran entre las multinacionales que también fueron galardonadas con títulos y buscaron minar en la zona.

El más reciente acuerdo entre el gobierno y La Toma se produjo después de que más de 50 mujeres de la comunidad, junto con muchos simpatizantes, marcharon a Bogotá en noviembre de 2014. El grupo pasó 22 días en el Ministerio del Interior y la protesta llamó la atención internacional Y la solidaridad. Pero desde que regresaron de la marcha, dijeron las mujeres, han enfrentado amenazas de muerte e intimidación de personas afiliadas a minas ilegales y grupos armados.

Una mujer informó que unas semanas después de la marcha, un hombre visitó su casa y le dijo que terminaría "con moscas en la boca". A finales de diciembre de 2014, las mujeres dijeron que una retroexcavadora fue quemada, presumiblemente por fuerzas gubernamentales, Una forma común en que el gobierno intenta frenar la minería ilegal. Pero los actores armados culparon a la comunidad por la destrucción e hicieron amenazas específicas en represalia, sostuvieron las mujeres.

Si bien existe una fuerte presencia guerrillera en la zona, las amenazas relacionadas con la minería ilegal también provienen de grupos violentos con conexiones paramilitares, como Aguilas Negras y Rastrojos. Los defensores han distribuido imágenes de una amenazante nota mecanografiada, encontrada en febrero de 2015. Debajo de un logo para los Rastrojos, nombra a Márquez ya otros líderes de la protesta. La nota exige: "No más persecución de la minería, no más marchas", agregando que "la minería es parte del desarrollo".

La próxima entrega explora el impacto de la minería del oro Chocó, Marmato y Járdin.

La fiebre del oro, los sueños verdes: las muchas caras del precio del oro en Colombia

Chocó: Dragones y destrucción

Por las mañanas, los residentes de la pequeña comunidad fluvial de Villa Claret descienden una empinada escalera de cemento que conduce al río Capa. Algunos llevan una toalla sobre sus hombros mientras sostienen las barras del jabón, listo para zambullirse adentro. Algunos traen cestas de la ropa para lavarse en el río.

Una mañana de mayo, una niña de 11 años se precipitó al borde del río con su hermanito para coger un poco de pescado para el desayuno. Utilizando una técnica única que incluía una botella de soda plástica y un pedazo de plátano como cebo, ella se zambulló rápidamente una y otra vez en el agua y cogió cuatro sardinas.

Esas actividades por la natación, la pesca y el lavado de ropa podrían cambiar irrevocablemente si la minería continúa expandiéndose más allá del cercano río Atrato y en los pequeños ríos como Capa que albergan comunidades indígenas y afrocolombianas como Villa Claret.

Villa Claret se encuentra en la selva tropical del departamento de Chocó, en el noroeste de Colombia. Se alcanza tomando un barco de madera largo y angosto por el río Atrato hasta el río Capa. Al igual que muchas comunidades indígenas y afrocolombianas en Chocó, Villa Claret no está conectada a ninguna carretera.

Los residentes de Villa Claret, al igual que muchas otras comunidades de base fluvial, sobreviven creciendo pequeñas parcelas de yuca, piña, caña de azúcar y otras plantas. También crían animales, pescado y hacen cacerolas para obtener oro. Pero hoy tienen miedo de comer pescado del río Atrato debido a la contaminación por mercurio de la minería, incluyendo grandes dragones y dragas más pequeños estacionados a lo largo del río.

La existencia de grandes operaciones mineras ilegales significa que los mineros artesanales encuentran mucho menos oro, informan, y la presencia de grupos armados involucrados en la minería ha obligado a algunos a abandonar las parcelas ribereñas de tierra que cultivaban. Mientras que los lechos de ríos son ricos en oro, las personas que viven a lo largo de ellos sobreviven principalmente en la pobreza abyecta.

A principios de mayo, una pequeña operación de dragado se estableció en Villa Claret, en una playa rocosa situada debajo de pequeñas casas de madera donde las mujeres hierven la caña de azúcar en un jarabe de oro en grandes macetas por encima de los incendios y los ancianos se sientan en un porche bebiendo jarabe mezclado con agua de rio. Los residentes dijeron que no están excesivamente preocupados por la draga minera dirigida por un residente local, aunque se sabe que tales operaciones tienen serios impactos en la ecología de los ríos.

Pero los residentes de Villa Claret están muy disgustados por los grandes dragones que extraen oro en el río Atrato. Los dragones no tienen permiso legal para operar ni tienen títulos sobre los minerales, pero no hay nada clandestino en ellos. Uno está adornado con orgullo con una referencia a otra ciudad en el río, y los locales dicen que es poseído o funcionado por los funcionarios de allí. El año pasado, un dragón surgió en el río Atrato junto al pequeño pueblo de Arenal. Los locales dicen que es ilegalmente operado, piensan por los emigrantes brasileños. Pequeñas chozas de madera construidas en una colina fangosa justo detrás de la casa de la calle principal de sus trabajadores, dijo un residente local.

Davison Sánchez Gómez salió de una fiesta del Día de la Madre en Arenal con ritmos de baile, sopa tradicional de sancocho y aguardiente ardiente. Gómez, de 33 años, un organizador de la comunidad con una elegante camisa verde y apliques de moscas en las uñas dijo que "la fiebre del oro" ha sido mala para la comunidad. Mientras varios vecinos trabajan para el dragón recién llegado, dijo que tales operaciones han traído sólo trastornos y contaminación a comunidades como Arenal.

Desea que el gobierno ayude a la comunidad a juntar recursos para iniciar cooperativas de minería de oro que podrían mantener los beneficios dentro de la comunidad y fomentar prácticas sostenibles, en lugar de forzar a los locales a buscar empleo con estos mineros "ilegales".

"Debido a la pobreza, los lugareños aceptan las condiciones de los mineros y, como somos los necesitados, tenemos que estar de acuerdo", dijo Gómez. "Pero si no tuviéramos la necesidad, no los dejaríamos entrar porque conscientemente sabemos que la minería ... destruye todo".

El Padre Sterlin Londoño de la cercana diócesis de Quibdo y miembros de la comunidad establecieron un comité enfocado en la sostenibilidad ambiental hace veinte años. Hoy, el comité se enfoca en la minería ilegal en los ríos y en la selva tropical. Londoño dijo que la minería ilegal se suma al mosaico de problemas que afrontan las comunidades afrocolombianas e indígenas, que han luchado para sobrevivir durante décadas a pesar del descuido del gobierno y de la guerra civil.

 En 2011, el gobierno colombiano otorgó un título de propiedad colectiva a COCOMOPOCA, una confederación de comunidades afrocolombianas, que incluye a Villa Claret y Arenal. Pero el título concedió sólo la mitad de la tierra que COCOMOPOCA buscó - 73.000 hectáreas. Posteriormente, los líderes y defensores de COCOMOPOCA dijeron que descubrieron que AngloGold Ashanti también tiene un título minero competitivo que cubre aproximadamente 50.000 de esas mismas hectáreas.

Mientras los residentes se preocupan por la futura minería por la corporación multinacional, se sienten más inmediatamente amenazados por la minería ilegal. Londoño citó una orden municipal exigiendo que la policía nacional retire las minas ilegales y la maquinaria de dragado.

Pero, según Londoño, la policía nacional ha dicho que carecen de los recursos para frenar la minería ilegal en los ríos. Mientras tanto, la orden es "polémica", dijo, porque como en el Cauca, los lugareños temen que los grupos armados los castiguen si el gobierno impide su explotación minera. "Si se quitan las máquinas, los líderes de la comunidad serán asesinados por grupos armados", dijo Londoño. "Mucha gente será asesinada".

Marmato: Locales VS. Multinacionales

Durante siglos, la minería de oro ha sido el elemento vital de Marmato, una ciudad que se aferra a las empinadas pendientes de una montaña cargada de oro en el departamento de Caldas.

Desde 2009, Gran Colombia Gold y la empresa Medoro Resources, que desde entonces se fusionó con Gran Colombia, han adquirido amplios derechos mineros en Marmato. El sitio web de Gran Colombia dice que hay alrededor de 14 millones de onzas de oro y aproximadamente 90 millones de onzas de plata en el depósito. Algunos de estos derechos minerales han invadido los "distritos mineros especiales" de Marmato, que fueron puestos a un lado en la década de 1940 para la minería de pequeña y mediana escala.

Pero durante la última década los mineros de Marmato han luchado para conservar los derechos de sus minas y la existencia misma de su ciudad, ya que las compañías multinacionales han obtenido títulos de minerales y han presentado planes para transformar el área en grandes minas industriales.

En los viejos tiempos, dicen los mineros de Marmato, eran fácilmente capaces de obtener títulos de derechos minerales. Los mineros podrían vender sus títulos, y si la mina fuera abandonada, volvería al estado, lo que a su vez le otorgaría la mina a cualquier nuevo solicitante. Pero después de que el código de la minería cambió en 2001, los inversionistas extranjeros podían fácilmente adquirir títulos a las áreas que los locales habían estado minando. Como se muestra en el documental "Marmato" y descrito por los residentes de Marmato, después de que las multinacionales se interesaran por el área, funcionarios del gobierno colombiano comenzaron a culpar a la minería local por causar deslizamientos de tierra.

La empresa y funcionarios del gobierno dijeron que ya no era seguro para los residentes vivir en la ciudad debido a estos deslizamientos de tierra. Como resultado, los funcionarios propusieron trasladar a residentes a una ciudad cercana más abajo de la montaña para despejar el camino para más minería en Marmato. También prometieron nuevos empleos a la comunidad y el uso de una mejor tecnología minera.

"Para desarrollar un proyecto de minería a cielo abierto, la ciudad de Marmato necesitaba ser evacuada", dijo Cataño. "Lo que no consideramos correcto es que debido a algunos intereses financieros, tendríamos que abandonar nuestra ciudad".

Cataño y otros lo ven, las multinacionales, en colaboración con el gobierno y los medios de comunicación locales, trataron de convencer a algunos locales para que vendieran sus minas y molinos, en parte por el argumento de que la ciudad se había vuelto insegura. Cataño dijo que algunos mineros locales vendieron sus minas pensando que harían un buen beneficio y se fueron a otras ciudades para establecer negocios. Pero algunos de estos emprendimientos fracasaron y muchos de ellos terminaron regresando no como dueños de minas sino como jornaleros, dijo Cataño.

Mientras tanto, incluso después de que la compañía había forzado o persuadido a algunos mineros locales para que abandonaran sus operaciones, la compañía no comenzó a explotar minas en todas esas áreas, lo que significa que los empleos y el estímulo económico prometido no se materializaron.

"La empresa adquiere títulos sobre algunas de las minas, no las trabaja y las abandona", dijo Eulises Lemus-García, líder del Comité Cívico de Defensa de Marmato. "Esa compañía dejó 833 personas desempleadas. Ese es un impacto muy alto para una ciudad tan pequeña. "

Actualmente la minería de pequeña y mediana escala continúa en Marmato, incluso en las tres minas de Cataño, que ahora son administradas por sus hijos. Pero se ha vuelto menos económicamente viable de lo que era en años pasados. Las prohibiciones de dinamita han obligado a los mineros locales a utilizar explosivos caseros ilegales y más peligrosos, llamados pólvora blanca.

"Ahora estamos perdiendo dinero en la minería", dijo Cataño. "La dinamita da más rendimiento; [Pólvora blanca] es más peligrosa y paga menos ".

Cataño dijo que más de 30 mineros locales han sido heridos usando explosivos caseros. "Algunos ahora están ciegos, otros están mutilados. No estaban acostumbrados a trabajar con cosas caseras, y ahora también han muerto varios mineros ".

Algunos mineros de Marmato están tratando de legalizar sus operaciones a través del nuevo proceso de formalización del gobierno, pero al igual que otros pequeños mineros de todo el país, encuentran el proceso muy difícil. "Para cumplir con estos requerimientos se necesita el asesoramiento de un abogado, ambientalistas, ingeniero, geólogo y hacer tantas cosas que cuestan mucho dinero y son imposibles para los pequeños mineros", dijo Cataño.

Hoy en día, Gran Colombia Gold tiene operaciones en Marmato. Unas 6.391 onzas de oro y 9.514 onzas de plata fueron producidas en Marmato durante el tercer trimestre de 2015, según el sitio web de la compañía. Un portavoz de Gran Colombia no respondió a preguntas enviadas por correo electrónico.

A pesar de esta continua producción, los lugareños sienten que las compañías multinacionales, al menos por el momento, han sido retiradas en gran medida debido a la bajada del precio del oro. Pero los mineros temen que cuando suban los precios del oro, Esfuerzos para desplazar a los lugareños.

Sin embargo, ahora que su situación ha atraído la atención y el apoyo de dirigentes sindicales, grupos indígenas, académicos, coaliciones internacionales de derechos laborales, mineros y residentes de Marmato, dicen que están listos para luchar. "Nos hemos convertido en un grupo rebelde", dijo Cataño. "Bailamos cuando juegan. Salimos cuando el momento es justo. "

Jardín y Jericó: ¿Verde u Oro?

Conocida por sus coloridas casas y balcones llenos de flores, la ciudad de Jardín se encuentra en las colinas de la región suroeste de Antioquia. Las cascadas puras, el café, y las plantaciones del banano rodean la ciudad, famosa para su arquitectura, cultura, y ecotourismo. Pero los residentes y los líderes locales temen que esto podría estar en riesgo, ya que la zona también se considera rica en oro y potencialmente lucrativo para las empresas multinacionales.

Los residentes locales de Jardín recuerdan cuando notaron por primera vez la presencia inminente de empresas mineras multinacionales. Algunos dicen que en 2010 vieron helicópteros sobrevolando su ciudad con un dispositivo que mide campos magnéticos y detecta depósitos de oro y otros minerales del aire.

A diferencia de Marmato, con su rica historia de minería a pequeña escala, en Jardín los lugareños se han opuesto incluso a la minería a pequeña escala. En años anteriores, los mineros del norte de Antioquia y los pueblos mineros del Cauca, como Segovia o Remedios, intentaron realizar minería a cielo abierto de tamaño medio en Jardín, según Germán Buitrago-Franco, representante de la agencia de medio ambiente y desarrollo rural del gobierno municipal. Pero la oposición de los funcionarios del gobierno local y los residentes los disuadió en gran medida.

La minería de las corporaciones multinacionales, sin embargo, plantea un mayor riesgo por completo, Buitrago-Franco y otros lugareños sienten. La economía de la zona ha dependido durante mucho tiempo de las granjas de café, caña de azúcar, banano y truchas que dependen de las aguas puras que fluyen directamente desde las cumbres de las montañas. Para muchos agricultores de la región, gran parte de la tierra que trabajan se ha dedicado históricamente a la agricultura y el ecoturismo. Pero en los últimos años, ellos sienten que está en riesgo de convertirse en una tierra llena de minas a cielo abierto y la contaminación relacionada. Expertos de Censat Agua Viva, una organización ambientalista en Jardín, se preocupan por los graves impactos ambientales y las consecuencias potencialmente irreversibles de la extracción y procesamiento a cielo abierto que involucra el mercurio y el cianuro.

Durante más de cinco años, la resistencia a la minería de oro corporativa ha crecido en el eje cafetero de Colombia, centrado en la región suroeste del departamento de Antioquia, que incluye las ciudades de Jardín, Támesis, Jericó, Caramanta y Pueblorrico.

Buitrago-Franco dice que poco después de que los funcionarios locales y los residentes se dieron cuenta de que las multinacionales estaban explorando y buscando iniciar la minería a cielo abierto en la zona, la comunidad empezó a organizarse, incluyendo contra los especuladores y exploradores evaluando los recursos minerales.

Él y otros locales formaron una coalición llamada Cinturón Occidental Ambiental, o el Cinturón Ambiental Occidental, un grupo que está compuesto por organizaciones sociales y ambientales y varios alcaldes locales decididos a impedir la minería en sus pueblos.

"Siempre estamos atentos a quién entra y quién sale de la ciudad", "Los denunciamos a través de las redes sociales, e informamos a las autoridades locales. Les hacemos saber que no los queremos en nuestro territorio ".

Según medios locales, el Ministerio de Antioquia de Antioquia ha hecho 22 autorizaciones para avanzar en la exploración en 39.000 hectáreas en la zona, casi la mitad del territorio de las cinco ciudades mencionadas. El Ministerio de Minas no respondió a las solicitudes de comentarios.

El Ayuntamiento de Jardín ha estado tratando de impulsar una legislación que bloquearía la minería a gran escala. "Nunca hemos sido mineros. Para nosotros la minería a gran escala sería una vergüenza. La esencia del municipio se perdería ", dijo el alcalde Alvaro Aníbal Carvajal a la prensa local en 2012. Los líderes municipales en los cercanos Caramanta, Tamesis y Pueblorrico hicieron eco de sus preocupaciones.

El pasado febrero, el alcalde del municipio de Pueblorrico, Flavio Enrique Fajardo Sierra, envió una carta al consejo local pidiéndoles que aprobaran un referéndum declarando los derechos colectivos a la vida, al agua y al territorio como sagrados y superiores sobre cualquier actividad minera, energética, comercial, O proyecto extractivo.

"Ellos [el gobierno y las multinacionales] hablan de minería responsable, pero realmente no conocemos el primer caso de minería responsable en la zona", dijo Buitrago-Franco. "Desde el punto de vista económico, entendemos que las ganancias van a las compañías mineras; No van a quedarse en nuestra ciudad”.

Sin embargo, no todos los pueblos del eje del café se oponen a la minería por unanimidad. Es un tema polarizador en Jericó, una ciudad con una producción agrícola significativa, especialmente en el café y el banano. Jericó se encuentra a 30 millas de Jardín. La tierra alrededor de la ciudad es también rica en cobre, plata y molibdeno. AngloGold Ashanti ha estado explorando oro y cobre en la zona, una operación que llama el proyecto Quebradona.

Los partidarios de Jericó sostienen que la minería representa la esencia del desarrollo. A lo largo de los años, la compañía ha ganado apoyo de los lugareños en parte ofreciendo subsidios de transporte para los residentes y recursos para escuelas, incluyendo balones de fútbol, ​​materiales de arte y la construcción de nuevas aulas. Los residentes que están cansados ​​de la inestabilidad y los bajos salarios de los empleos agrícolas también han argumentado que la empresa ha traído un empleo sostenible, y por lo tanto la estabilidad financiera, a sus familias.

Pero la creciente presencia de la minería ya ha alterado la vida en Jericó y ha cambiado la identidad de la ciudad, informan los locales. El cultivo tradicional del café sufre a medida que los trabajadores se vuelven a las minas. Una afluencia de forasteros también ha significado más problemas sociales. Muchos agricultores culpan a AngloGold Ashanti por lo que describen como disminución del suministro de agua en ríos y lagunas cercanos. También culpan al gobierno por la concesión de títulos de minerales a la empresa. En 2014, los residentes de Jericó que se oponen a la minería, en su mayoría campesinos de la comunidad de Palo Cabildo, organizaron un bloqueo contra AngloGold Ashanti, el tercer mayor productor de oro del mundo.

En última instancia, a través del eje del café, muchos agricultores, ambientalistas y otros residentes opuestos a la minería argumentan que el verdadero "oro" del área no es amarillo, sino verde, los frutos de la tierra que los han sostenido durante siglos y el ecoturismo que tiene Convertirse en un negocio saludable en las últimas décadas.

Carlos Alberto Gómez, abogado y miembro de la coalición ambiental local en Jardín, compara el interés actual de las compañías extranjeras por el oro a la época de los conquistadores hace medio milenio.

"Esto es lo que nos trae aquí hoy: la defensa de nuestro territorio contra la ambiciosa y desordenada fiebre del oro de los extranjeros", dijo. "Hace 500 años, cuando vinieron y tomaron nuestro oro, dejando atrás sólo la extinción y un largo historial de hostigamiento, humillación y depredación".

Minería multinacional: ¿Un tren fugitivo?

En una mina ilegal "típica" de estas regiones, un grupo guerrillero podría controlar la zona mientras un grupo paramilitar proporciona "seguridad". Los residentes locales, afrocolombianos e indígenas, a menudo junto con paisas de Antioquia, son contratados para hacer el trabajo. No sólo la minería es un "desastre ambiental", sino que ha llevado a la prostitución ya la violencia a comunidades que antes eran bucólicas. Las compañías multinacionales, que en muchos casos tienen los derechos minerales, también son cómplices en toda la situación.

El presidente Santos ha calificado a la minería de "locomotora" o "motor" de la economía del país. Con este espíritu, ha hecho de la minería un principio fundamental de su Plan Nacional de Desarrollo, que en 2012 creó "áreas estratégicas de minería"

Estas zonas abarcan los territorios de muchos afrocolombianos e indígenas que tienen el derecho legal de "consentimiento libre, previo e informado" sobre la minería. Pero en las áreas estratégicas de la minería, la consulta con las comunidades tiene lugar sólo después de las subastas y la ejecución de contratos con el gobierno colombiano. Después de que el grupo de derechos humanos Tierra Digna inició una demanda en mayo de 2015, el gobierno acordó suspender la iniciativa de "áreas estratégicas de minería". Esta fue una victoria significativa de grupos internacionales y locales contra la minería.

Mientras tanto, el gobierno también está en proceso de llevar a cabo la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras de 2011, destinada a ayudar a las personas desplazadas por los conflictos armados a regresar a sus tierras. Este proceso está inextricablemente ligado a la minería, ya que la minería ilegal y los títulos de propiedad de las empresas cubren la mayor parte de la tierra en cuestión. Los líderes locales, incluidos los del Cauca, esperan que el proceso de restitución pueda ayudarles a frenar la minería ilegal.

Y parece que hay avances en otros frentes. Por ejemplo, en octubre el Ministerio de Minas y Energía y el banco agrario nacional del país anunciaron un plan para proveer financiamiento y crédito a pequeños y medianos mineros que han pasado por el proceso de formalización, ayudándoles a comprar mejores equipos y proveer mejores salarios y beneficios para sus empleados.

Pero incluso mientras el gobierno hace varios intentos, a veces contradictorios, de imponer el orden en el tumultuoso paisaje minero, muchos lugareños sienten que aquellos con "fiebre del oro" parecen siempre unos pocos pasos adelante, ya que empujan para financiar insurgencias .

"En este tipo de trabajo, ganan mucho dinero"-Porque estamos hablando de oro.

Equipo es.DailyForex.com
El equipo Es.DailyForex.com está conformado por investigadores y analistas Forex de todo el mundo que observan los mercados diariamente con el fin de ofrecerle una perspectiva única y útil que pueda ayudarlo en sus operaciones en el mercado de divisas.

¿Te gustó lo que leíste? ¡Déjanos saber lo que piensas!

exclamation mark

Por favor, asegúrese de que sus comentarios son apropiados y que no promueven servicios o productos, partidos políticos, material de campaña o propuestas de votación. Los comentarios que contengan lenguaje abusivo, vulgar, ofensivo, amenazador o acosador, o ataques personales de cualquier tipo serán eliminados. Los comentarios que incluyan contenido inapropiado también serán eliminados.

0 Comentarios del Usuario

exclamation mark

Por favor, asegúrese de que sus comentarios son apropiados y que no promueven servicios o productos, partidos políticos, material de campaña o propuestas de votación. Los comentarios que contengan lenguaje abusivo, vulgar, ofensivo, amenazador o acosador, o ataques personales de cualquier tipo serán eliminados. Los comentarios que incluyan contenido inapropiado también serán eliminados.

Leer más
Este sitio está protegido por reCAPTCHA y en el se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.