Resumen Semanal por el Lic. Matias Salord

Wall Street sigue subiendo pero sin la sintonía del mercado de divisas
 
Los mercados de valores alrededor del mundo marcaron nuevos máximos en meses durante la semana pasada. No hubo una noticia que desate el rally alcista, sino que los resultados de las empresas del segundo trimestre más unos pocos reportes macroeconómicos fueron suficiente combustible. Sin embargo, las alzas en el precio de las acciones no estuvo acompaña por la tradicional caída del dólar frente a las principales divisas (excepto el yen). Ni los cruces del dólar con el euro, ni con la libra, quebraron los máximos del 2009, como solía suceder en el pasado. Por un lado, que no lo haya realizado ahora, no implica que dicho movimiento no pueda suceder en esta semana. Sí, marca que la sintonía del mercado de acciones esta vez no estuvo acompañada por un desplome en la cotización del dólar. También hay que aclarar que hay pares que se mueven con una llamativa correlación con los principales indicies accionarios de Estados Unidos y se nota sobre todo en aquellos que incluyen al yen. ¿Por qué la falta de sintonía? No es simple encontrar una razón dominante, ni mucho menos se puede encontrar una respuesta concluyente puesto que, como decíamos antes, la sintonía puede llegar en cualquier momento. Esta falta de movimientos sincronizados lo que nos dice por el momento y a juzgar por el pasado, es que el mercado de divisas no ha convalidado los precios actuales de acciones. A menos que estemos ante el inicio de un cambio en la correlación, lo cual en algún momento tenderá a suceder, puesto que ni las tendencias, ni determinadas relaciones son para siempre.

El índice tecnológico Nasdaq tuvo una racha de 12 sesiones consecutivas alcistas seguidas, algo totalmente impensado semanas atrás y ya acumula una suba del 50% con respecto a los mínimos de marzo. El Dow Jones cerró en el nivel más alto desde noviembre de 2008 el viernes, pese a resultados no tan buenos de Microsoft, Amanzon.com y American Express. Esto sugiere que nuevamente el mercado necesitará de buenas noticias para seguir subiendo y las noticias negativas podrán tener una mayor repercusión que las positivas. En definitiva, las acciones gozan de un gran “momentum”, pero se encuentran en niveles de sobrecompra.
 
La danza de las tasas de interés
 
Ben Bernanke, el presidente de la Reserva Federal anunció que las tasas de interés permanecerán en niveles bajos por un largo período de tiempo. Esto implica que su pronóstico sobre la economía no es de una recuperación corta y rápida, sino que será lenta y a tasas bajas. Similar discurso pronuncian funcionarios de bancos centrales a lo largo de todo el mundo. No hay fuertes implicancias de lo dicho hacia el futuro. Hay que aclarar que se trata de palabras y que en caso de darse una recuperación económica que reactive fuertemente los mercados de créditos, la suba de tasas podría llegar antes. Sin embargo, este escenario parece poco probable en la actualidad.

Saltando hacia el sur, en Brasil, se anunció una nueva baja en la tasa, quedando esta en un nuevo mínimo histórico. A su vez, se dejó en claro que quedará en estos niveles (8,75%) por un largo período de tiempo. Parece alta, pero comparativamente es una tasa bajísima: meses atrás el país ingresó a tasas de un dígito por primera vez en la historia. La situación de Brasil, que también, salvando diferencias se aplica en distintos países emergentes, muestra la recuperación o mejor dicho una calma en torno a los movimientos de capitales internacionales. La tasa de interés es un elemento de atracción que usan los países para recibir capitales extranjeros. Cuando se inicio la crisis, estos países debieron subir sus tasas para frenar la salida de capitales y para defender las monedas locales. Algo en el mundo tiene que haber cambiado para que ahora puedan bajar sin problemas sus tasas de interés.

Hay otra rama de tasas, aquellas que no están fijadas por organismos públicos que no necesariamente tienden a bajar o ha permanecer en niveles mínimos durante los próximos meses. Un ejemplo es la tasa de los títulos del Tesoro de EE.UU. (el rendimiento se mueve en dirección contraria al precio) que con el mayor posicionamiento del mercado en activos más riesgosos, tiende a caer de precio, presionando sobre el resto de las tasas. La semana pasada los precios habían subido con fuerza, pero no lograron consolidarse y terminaron perdiendo prácticamente todas las ganancias. Si a esto lo agregamos que la emisión de deuda nueva sigue aumentando bruscamente (esta semana el monto a colocar en el mercado marcará un nuevo récord), las presiones serán mayores. En definitiva será una semana interesante para ver como son los movimientos y como actúa la Reserva Federal en el marco de su compra de bonos del Tesoro, cuyo objetivo es mantener la tasa bajo control, evitando una fuerte suba que pueda repercutir de la misma forma sobre el resto de las tasas de interés, haciendo más caro para una empresa y para los consumidores endeudarse.

En definitiva, donde se puede decidir las tasas tienden a permanecer bajas, aquellas que no están bajo control directo, su futuro no es claro y dependerá de las reacciones del mercado.
 
Mercado de divisas no convalida subas en acciones
 
Pese al gran rally en las acciones que estamos viendo a lo largo de todo el mundo, el mercado de divisas no ha convalidado dichos niveles. El dólar, si bien permanece en mínimos en varias semanas, aún no ha marcado nuevos mínimos para el 2009. Hay varios escenarios posibles: que en los próximos días logre los mínimos y se debilite aún más. Otra posibilidad es que rebote en los precios actuales junto con una corrección en los mercados de valores. Otro escenario, si bien poco probable, es que se comience a ver una separación entre los mercados de activos financieros y el de las divisas, es decir que se tomen más en cuenta los factores fundamentales de cada país y por lo tanto, lo que comience a mover el mercado de divisas, ya no sea una generalizara ola de intensificación de posiciones riesgosas o por le contrario de aversión al riesgo, sino más bien otro tipo de factores. Son solo posibilidades, pronto las sabremos. Lo que está claro, es que nada esta claro en el mercado.

El dólar tuvo una semana con resultados mixtos. Cayó a mínimos en varias semanas frente a la mayoría de divisas, menos el yen. La moneda japonesa continúa moviéndose a la par de las acciones, aunque frente al dólar permanece en niveles que no reflejan los máximos de las acciones en absoluto y está sumergido en una fuerte tendencia bajista.

El oro ha retomado con los movimientos alcista a la par de las acciones y marcó también máximos en varias semanas. Este activo se ha fortalecido luego de quebrar una importante línea de tendencia alcista, sucediendo lo contrario a lo que era de esperar técnicamente. La caída del precio del dólar es una de las principales razones para citar dentro de  este movimiento del oro.

El petróleo volvió a subir con fuerza la semana pasada y ya se encuentra por encima de los 65 dólares el barril. Claro reflejo de una menor aversión al riesgo y de mejores expectativas a futuro. Sin embargo, tampoco ha convalidado niveles máximos para el 2009. El timing ente el mercado de valores y el de los futuros de petróleo no es exacto, pese a la fuerte correlación positiva existente entre ambos.
 

Author: Lic. Matias Salord