Resumen Semanal de Forex por el Lic. Matias Salord

Los mercados alrededor del mundo mostraron importantes subas cerrando un julio excelente, donde superaron los máximos anuales previos y cerraron por encima de los mismos. Si bien no hubo un rally impactante, hubo subas constantes y aceptadas por el mercado. El Dow Jones tuvo el mejor julio en 20 años, ganando 8.4% y el mejor mes en general desde octubre de 2002. Los datos económicos no fueron excelentes, pero tampoco malos. Los resultados corporativos del segundo trimestre fueron en su mayoría mejores a lo esperado, lo que sirvió para alimentar el rally de las acciones. Sin embargo, las ganancias sufren de la recesión y son peores que años anteriores. La buena es que no fueron tan malas y superaron las expectativas. El mercado inmobiliario da señales también de estabilización y esto es muy importante ya que una de las causas originales de la crisis esta cesando en su caída. Sin embargo, Alan Greenspan advirtió que podrían volver a caer y generar nuevos problemas. Ya se trata de una constante, cada vez que surge un dato positivo, distintas personas alertan que puede ser algo temporario y que nuevas caídas son posibles. ¿Por qué siempre sale alguien? Simplemente porque es posible que eso suceda, de hecho, la historia reciente pone aún más en claro que todo es posible.

¿Mercados sobrecomprados? Sigue este planteamiento y siguen las contradicciones. Si bien se nota una gran suba, el quiebre de niveles técnicos importantes sugeriría que el alza en los mercados podría continuar. La timidez viene por el lado de la economía que aún no da señales claras de una recuperación. Sí, son evidentes que la caída en la actividad ha diminuido notablemente su ritmo. Pero a diferencia de semanas anteriores, el de divisas se encamina a convalidar los actuales niveles en el precio de las acciones.

La estimación del PBI del segundo trimestre en Estados Unidos arrojó una caída menor a la estimada y muy por debajo de lo que fue el primer trimestre. Esto sirve para confirmar varias cuestiones: por un lado, lo peor en término de colapso económico ha pasado, pero la situación sigue siendo débil. Por otro lado, es la primera vez desde que se tenga registro que el PBI cae durante cuatro trimestres seguidos, mostrando la contundencia de la crisis y de por si, tiene una implicancia mayor en el sentido que la salida a la actual crisis no será rápida, ni fácil y seguramente las huellas no quedarán solamente en Wall Street, sino también en Main Street. Si bien ya hay varios cambios que se notan. Entre ellos, el aumento en la tasa de ahorro del consumidor americano. Y por otro lado, un dato interesante que se conoció durante el mes de julio es la caída en el flujo de inmigrantes mexicanos hacia Estados Unidos. En términos anuales mes contra mes, la caída supera al 60%. Una cifra llamativa y que refleja por un lado la realidad en Estados Unidos y por otro lado el cambio en las expectativas, donde ya emigrar y poder tener una vida mejor desde el punto de vista económico, ya parece un tarea mucho más complicada.

Ni la suba en los mercados, ni la subasta récord de títulos fue suficiente para tirar al suelo a los títulos del Tesoro de EE.UU. que siguen siendo comprados por los bancos centrales de todo el mundo y se alejaron de los mínimos del 2009. Llama la atención la suba en el precio de la semana pasada (se mueve en dirección contraria  a la tasa de interés). Sin las compras de la FED tal vez la suba no hubiera sido posible, pero aún así la fortaleza que han mostrado en momentos donde el déficit fiscal es récord, los mercados están por las nubes y el dólar sufre, es llamativa y una buena noticia para Obama y Bernanke.

El dólar si cayó en la semana, por un fuerte rally bajista del día viernes, que lo llevó a quebrar importantes niveles técnicos, sobre todo frente a la libra esterlina. Contra el euro, quedó muy próximo a los máximos del 2009, en caso de superarlos podría habilitar mayores caídas. Ni siquiera frente al yen logra recuperarse y se mantiene altamente debilitado por una tendencia bajista en gráficos mayores. Pronósticos sobre el futuro de la moneda americana hay para todos los gustos, analistas que lo ven fuertemente debilitado, otros que por el contrario dicen que tenderá a subir… En fin, semejante contradicción pone de manifiesto la falta de claridad que reina hoy en el mercado.

Las palabras en contra del dólar como la moneda de referencia global se siguen escuchando por todos los rincones. Sin embargo, las palabras ya no importan sino que lo serán las acciones. Que el dólar deje de serlo, depende del resto del mundo y no de las autoridades americanas, pues simplemente deberán decidir no usarla como referencia. Una caída profunda del dólar encontrará poco respaldo por el momento, ya que perjudicaría a todos los tenedores de bonos del tesoro y dólares obviamente, que por cierto son demasiados.

Esta semana deciden los bancos centrales de Europa e Inglaterra sobre política monetaria, si bien no se esperan cambios, la situación ahora parece cambiar las expectativas y en lugar de esperar un aumento en los programas de inyección de liquidez parece que la puerta de salida está más cerca. Las expectativas ahora son sobre cuando se anunciará la disminución de las compras de títulos o el cese del programa de “quantitative easing”. Sin embargo, tal como sucediera con la economía pero en sentido inverso, primero debemos esperar una desaceleración o estabilización en el ritmo de estos programas, para luego ya sí, con un panorama optimista más claro, comenzar con la estrategia de salida. Hasta que no se vea una reactivación clara en los mercados de crédito, esto segundo parece lejano por el momento.

El oro también subió en la semana pasada. Si bien había comenzado con pérdidas, el rally en contra del dólar lo impulso, borrando las pérdidas previas. Este activo de refugio se está moviendo con una correlación negativa frente al dólar.

La alta volatilidad caracterizó al petróleo que había comenzado el lunes pasado con caídas, para recuperarse con gran fuerza durante el jueves y el viernes, cerrando por tercera semana consecutiva con ganancias. Analistas hablan de un precio alto del petróleo, que no está justificado por la actual situación económica.

Author: MolFx - Management