El par Libra Yen ha cerrado en los niveles más bajos en cuatro meses

Se oscurece el escenario a corto plazo
 
GBPJPY: Precaución con 148.00 
 
Un dato alerta sobre la debilidad del par: de los últimos nueve días ha caído en ocho. La consolidación por debajo de 149.00, habilitó nuevas bajas que se toparon con soporte en 148.00, previniendo una mayor caída. La tendencia en gráficos mayores y de cuatro horas sigue siendo bajista y el cruce se mantiene dentro de un canal bajista.

El par ha cerrado en los niveles más bajos en cuatro meses. Llama la atención que esto suceda mientras los mercados de acciones alrededor del mundo alcanzan máximos en un año, ya que hace apenas meses atrás el par estaba correlacionado positivamente con el apetito por el riesgo. La fortaleza del yen junto con la imposibilidad de la libra de sumarse al rally de las monedas en contra del dólar, han impedido que el presente cruce se aprecie.

Las señales de los principales indicadores no favorecen ninguna dirección en particular y el cierre del martes, con una figura de doji, muestra la indefinición en el cruce.  En caso que caiga por debajo de 148.00 habilitaría mayores bajas. El objetivo más próximo lo encontramos entre 146.60 / 146.15 (importante soporte y retroceso Fibonacci del 38.2 – rally alcista 119 a 162-). Niveles inferiores pueden toparse con soporte en 145.20 y por debajo en 143.00.

Por el contrario, recién una suba por encima de 151.20 podría modificar el actual sesgo bajista. Las alzas en el par tienen una resistencia dinámica importante y se trata de una línea de tendencia bajista. En caso de mayores alzas, la siguiente resistencia la hallamos en la media móvil de 200 períodos, que actualmente se ubica en 152.40. Luego le sigue 153.20; una suba por encima de esta área comenzaría a formar un escenario alcista en el mediano plazo.

Frente al franco suizo (GBP/CHF), la libra se desplomó hasta la zona que habíamos determinado como objetivo en informes anteriores entre 1.66 y 1.67. En los últimos tres días el par ha dejado de caer lo que sugiere que la potencia bajista ha cesado, al menos momentáneamente, y que podríamos esperar recorridos alcistas en las próximas sesiones. El primer objetivo en la ruta de la recuperación lo encontramos en 1.6860. Por el contrario, si el par cae por debajo de 1.6600 podría habilitar nuevas bajas.

EURJPY: Importante quiebre
 
 
Este par sí siguió a los mercados de valores en la última semana y subió con fuerza. Dichas alzas llevaron al cruce a quebrar una importante línea de tendencia bajista, poniendo fin (al menos por el momento) a las presiones bajistas. El quiebre llevó al euro hasta 135.50. Actualmente el par se encuentra retrocediendo y las señales de los principales indicadores favorecen un escenario bajista para los próximos días. En este marco, el objetivo lo hallamos en 133.80; retroceso Fibonacci del 38.2 (rally 131 – 135).

En gráficos mayores el par continúa sin una directriz clara y se mantiene lejos de los máximos del año. Un cierre diario por debajo de 131.50 podría potenciar futuras bajas en el corto plazo. Por el contrario, para habilitar nuevos recorridos alcistas el cruce deberá superar la zona de 140.00.

El yen sigue levemente debilitado en el mercado, pero se logra mantener frente al dólar, lo que evita grandes depreciaciones contra el resto de las monedas. El cruce entre el franco suizo y el yen (CHF/JPY), ha retomado el camino alcista, ratificando la tendencia. Un cierre por debajo de 88.00 podría modificar el escenario alcista. El recorrido hacia los máximos del año (91.45) puede enfrentarse con soporte entre 89.50 y 90.00, zona por donde pasa una línea bajista.

 
EURGBP: Al pie de la letra
 
 
El par marcó nuevos máximos en cuatro meses al llegar hasta 0.9080. En lo que va de esta semana el par ha frenado su rally alcista y ha caído, levemente, en los últimos días. Debido a esto, los principales indicadores en gráficos diarios y en cuatro horas sugieren que en las próximas jornadas el par debería realizar correcciones bajistas mayores. El primer objetivo lo encontramos en 0.8980 y por debajo en 0.8920 y 0.8820.

A mediando plazo la directriz no es clara y es necesario ver como se comporta el par durante este mes para obtener mayor claridad en el análisis. La tendencia bajista que acarreaba el par desde marzo ha sido quebrada y confirmada. Sin embargo, en el corto plazo los recorridos favorables a la moneda del Reino Unido podrían reiniciarse, dada la actual incertidumbre. En este marco tampoco hay que descartar nuevos recorridos alcistas. En caso que el par logre superar los máximos de septiembre en 0.9080, habilitaría nueva alzas con un objetivos en 0.9120; 0.9170 y luego 0.9245.

Frente al franco suizo, el euro (EUR/CHF) sigue estando bajo presión ya que no logra consolidar las alzas. Un cierra significativo por sobre 1.5200 le daría fuerzas al par, que lo podría impulsar inicialmente hasta 1.5245. Hacia la baja, una caída por debajo de 1.5100, lo debilitaría fuertemente y orientaría las miradas hacia la zona de 1.5000 y hacia el Banco Nacional de Suiza (que demostró en el pasado no tener problema en intervenir en el mercado para evitar una mayor apreciación de la moneda helvética).