Las acciones marcaron nuevos máximo

La gran corrección no llega y las acciones siguen marcando nuevos máximos y el dólar nuevos mínimos
 
 
Las acciones marcaron nuevos máximos para el 2009 y el dólar nuevos mínimos la pasada semana. La caída del viernes erosionó ganancias previas y mandó el resultado semanal de muchas plazas bursátiles a terreno negativo. Pase a que el Dow Jones terminó por debajo de los 10.000 puntos se mantiene en los niveles más altos en más de un año. Lo mismo sucedió con el dólar, que el viernes logró dar señales de vida, pero termina próximo a los mínimos en año y sigue bajo presión.

Los resultados corporativos impulsaron varias acciones, ya que la mayoría estuvieron mejores a lo esperado, aunque esto no significa que sean resultados excelentes. No todos fueron lindos y el viernes la mayor empresa ferroviaria de EE.UU. reportó resultados decepcionantes, lo que jugaron a favor de las bajas en Wall Street. Por el lado contrario, Apple y Amazon.com reportaron resultados considerablemente mejores a lo esperado y llevaron al precio de su acción a máximos históricos. La cotización de cada empresa se separa cada vez más y los fundamentales de cada una, ya pesa más que los fundamentales de la economía.
 
 
 
Estado de la economía
 
 
El Libro Beige, que releva la situación económica en Estados Unidos sigue anunciando la estabilización y una leve recuperación en general. Sin embargo, hay sectores que aún siguen debilitados y se notó una caída en la situación general con respecto a meses anteriores, en sectores como el inmobiliario en distintas partes del país. Además el consumo sigue sin despertar. Pese a que habló, de recuperación y que se espera que la economía de Estados Unidos haya crecido fuertemente durante el tercer trimestre (sabremos esta semana los primeros datos), el reporte en general no fue muy optimista en torno a donde está parada la economía.

La demora en recuperarse hace que a futuro el potencial sea mayor, ya que se partirá desde niveles bajos y con varias decisiones de consumo e inversión postergadas. Sin embargo, mientas más se demoren o cancelen temporariamente esas decisiones, más afecta al futuro inmediato poniendo bajo peligro los signos actuales de estabilización.

Otro de los sectores que aún tiene problemas es el bancario. Los créditos no logran dispararse. Un aumento de los créditos indicaría más inversiones, más estabilidad, mejores expectativas a futuro. En definitiva, pese a la estabilización y a la recuperación, hay variables estructurales que aún no salen a flote. Mientras no lo hagan, la recuperación económica será débil. Una vez superado esto y con el aumento de los créditos, habrá que preocuparse por la inflación.
 
 
 
Dólar sigue sin frenar la caída
 

 
El dólar sigue cayendo en todos lados del mundo. Esta semana se unió el yen y la libra a los recorridos bajistas. La moneda del Reino Unido venía mejorando pero el viernes, luego de conocerse datos del PBI, que mostraron a la economía británica aún en recesión, la Libra se desplomó y perdió todas las ganancias que había acumulado días previos. La digestión de este dato, recordó otros conocidos que ayudan a entender porque es una de las pocas monedas que se encuentra lejos de los máximos del presente año y hasta moviéndose (al menos por ahora) en dirección contraria. La deuda pública en Gran Bretaña creció a niveles récord desde abril y el endeudamiento con respecto al tamaño de la economía se ha agrandado considerablemente. Es por esto, que mientras en varios países se habla de un freno a los programas de expansión monetaria y en el inicio del ciclo contrario, en el Banco de Inglaterra aún hay rumores sobre extender programas de compras de activos.

El yen también cedió terreno y hace dos semanas que no corre con fuerza frente al dólar. Por el momento se trata de una simple corrección ya que la tendencia sigue beneficiando a la moneda japonesa. Si con el paso de las sesiones no renueva sus recorridos bajistas, podríamos aproximarnos tal vez a zonas importantes. Contra el resto de las monedas el yen también cedió terreno antes dudas por un lado sobre su economía y por otro lado, ante más comentarios sobre las implicancias negativas de una moneda (muy) fuerte.

El oro se mantiene por encima de los mil dólares la onza y cerca de los máximos históricos (que ajustados por inflación no lo son). En los últimos días ha estado cotizando dentro de un rango entre 1071 (máximo histórico) y 1040/45; el quiebre de este canal lateral podría generar un movimiento mayor en sentido favorable al quiebre. En una visión de más largo plazo, el hecho que se mantenga estable por encima de los mil dólares puede hace prensar en que el metal está formando un soporte y que pronto puede reiniciar las subas.

Otro de los activos que sigue marcando nuevos máximos tras la fuerte caída a principios de año, es el petróleo que ya coquetea con niveles por encima de los $80 el barril. Desde la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) ya anunciaron que podrían aumentar la producción en diciembre si los precios se mantienen altos y las reservas bajan. En términos gráficos, sigue moviéndose con una tendencia alcista y tiene un soporte importante en la zona de $73 - $75.
 
 
 
Apunten a China
 
 
Siguen los discursos en contra de la intervención china en el mercado de divisas para mantener a su moneda devaluada. Esta es una estrategia que ha impuesto China desde hace ya varios años. A los pedidos de funcionarios norteamericanos se le suman otros en el mundo. ¿Hará algo China al respecto? Por el momento no parece probable ya que es una estrategia que le ha dado resultado. Sin embargo, si el gigante quiere convertirse en una mayor potencia económica, con más peso económico, no ya desde el punto de vista del producto bruto, sino por su poder político, una moneda fuerte es uno de los requisitos.

Ben Bernanke afirmó, con cierta razón, que la crisis financiera, ha sacado de la primera plana la discusión de los desbalances globales. Esto tiene una clara relación con lo anterior y además, pensar en que todo esto no ayudó a generar la crisis financiera mundial es obrar de necios y simplistas.
 
 
 
A 80 años del crack de 1929
 
 
El jueves se cumplirán 80 años del primer crack de 1929, dando inicio a la peor crisis económica y financiera del siglo XX. Hay que recordar que los problemas no fueron un solo día. Los mercados cayeron fuertemente, luego se recuperaron y volvieron a desplomarse, para luego seguir cayendo constantemente hasta tocar fondo en 1932. Dicha crisis obligó a varios cambios, sobre todo en torno a la regulación del sistema financiero, 80 años después, crisis mediante, se vuelve a discutir con profanidad en todo el mundo, el nuevo marco regulatorio. Sea cual fuere, no va a evitar una nueva crisis a futuro, lo que debe buscar es una mayor transparencia.