Demasiada liquidez en el mercado - afirmacion o pregunta

Las acciones terminaron la semana con resultados mixtos alrededor del mundo. En EE.UU. marcaron nuevos máximos en 13 meses aunque luego retrocedieron y terminaron mayoritariamente en negativo. Las noticias que se conocieron fueron mixtas y no malas, pero la falta de claridad, marco que el resultado final sea levemente negativo. En algo que ya es lo normal, se sigue escuchando que el mercado ha subido mucho en los últimos meses y que los niveles actuales reflejan expectativas muy optimistas, alejadas del escenario real. Sin embargo, la bolsa se trata de eso principalmente, de expectativas a futuro. Cuando estas cambien podemos esperar un cambio en la tendencia que viene mostrando el mercado en los últimos meses.

El oro y las tasas de interés son los únicos activos que mantienen una tendencia clara. La positiva del oro hace que este activo haya marcado nuevos máximos históricos y que no se vea un límite en el corto plazo. Sucede que se ha convertido en un activo demandado por muchas razones y por varios tipos de inversores. Por el lado de las tasas de interés, este comportamiento genera una sonrisa a la administración Obama, puesto que por un lado se endeuda a bajo costo y por otro, mantiene bajas las tasas de interés. Ben Bernanke también ve esto con buenos ojos puesto que implica que el mercado le presa al gobierno lo que desea, sin generar presiones alcistas en la tasa, que puedan hacer que la Reserva Federal tenga que salir nuevamente a comprar títulos del Tesoro.

Sin embargo, el comportamiento de tasa en dirección bajista enciende algunas alarmas. El precio de los títulos sube (se mueven en sentido contrario a las tasas) puesto que son demandados y se trata de un activo de protección. Entonces ¿si las acciones suben por qué también lo hacen estos activos asociados a resguardo? Inicialmente se puede decir que los inversiones si bien apuestan al alza al mercado también lo hacen comprando activos seguros, ya que los recuerdos la caída del mercado sigue presente, genera temores y hay más precaución. Por otro lado, puede haber gente que apuesta a una caída futura en el mercado y que por eso se posiciona en estos activos. Otras de las explicaciones posibles, es que la liquidez existente en el mercado actual, es tan alta (¿demasiado riesgosa?) que los flujos de dinero van hacia todos los activos, desde los riesgosos hasta los seguros. Los discursos sobre el surgimiento de una nueva burbuja en la actualidad tienen como base de fundamento, el exceso de liquidez actual.
 
 
 
Tasas por el piso
 
 
Los rendimientos de los títulos del tesoro tocaron mínimos desde mayo. Si bien luego descendieron se mantienen cerca de los máximos y ni siquiera las altas colocaciones del Tesoro generan presiones bajistas. Los dichos de Ben Bernanke sobre que se mantendrán las tasas bajas por un largo período de tiempo es uno de los motivos por los cuales estos activos subieron un poco más.

La Reserva Federal por lo que dice no planea subir las tasas de interés en el corto/mediano plazo y esperará hasta que la economía se encuentre en una senda de recuperación más fuerte. Sin embargo, mantenerlas muy bajas por mucho tiempo puedo ser peligroso. Esto también aplica al resto de los bancos centrales del mundo. Por ahora no está claro quienes se unirán a Israel, Noruega y Australia que ya comenzaron a subir sus tasas. La dificultad extra que acarrean estas naciones es que si EE.UU. mantiene bajas sus tasas y el resto del mundo las sube, las monedas locales deberían apreciarse aún más por el diferencial (mayor) de tasas.

Considerando que ya hay varios países que están tratando de controlar la suba de su moneda frente al dólar, una suba de tasas podría impulsarlas aún más haciendo más difícil la tarea de controlar la evolución del precio de la moneda local.

 
 
 
 
Si caen acciones, sube el dóla

 
 

 
La leve caída en las acciones sufrida la semana pasada ayudó en parte al dólar que subió levemente por segunda semana consecutiva. Sin embargo se mantiene bajo presión y contra el yen sigue cayendo. Al parecer, por el momento, solo una fuerte caída en el precio de las acciones podría impulsar a la moneda americana ya que la correlación inversa entre dólar y acciones sigue intacta.

Dentro de las monedas de peor desempeño se encuentran las ligadas a commodities que cayeron tras dos semanas con fuertes alzas. La tendencia sigue siendo alcista aunque hay un margen para mayores caídas.

La Libra no puede disfrutar de sus alzas y tras haber subido lunes y martes, con la publicación de las minutes del Banco de Inglaterra, se desplomó y se debilitó frente a las principales divisas. Frente al dólar podría debilitarse aún más considerando los cierres del viernes. La zona de 1.70 que parecía haberse acercado bastante, nuevamente se ha alejado.

El yen subió frente a las principales divisas aunque con un ritmo moderado pese a quebrar niveles importantes.  La divisa japonesa hace semanas que se viene moviendo con recorridos cortos, y aunque frente al dólar se mantenga por debajo e 90.00 no logra caer hasta probar los mínimos del año.
           

            Ben Bernanke sorprendió y habló sobre el dólar, cuestión que generalmente es reservada para el secretario del Tesoro. Sus dichos dieron la sensación de hablar a favor de un dólar fuerte. Sin embargo, sabe que lo mismo no depende solo de la Reserva Federal sino también de la economía, las cuentas públicas y los resultados comerciales. En ese frente, Timothy Geithner señaló que China está encaminada a revaluar al yuan. ¿Lo harán o serán solamente palabras? El país asiático y EE.UU. se pasan la pelota constantemente. Al margen de buscar quien tiene más razón, ya que ambos países hablan de cuestiones que efectivamente suceden, a la falta de control de los números macroeconómicos de EE.UU. se le suma la falta de compromiso de China se asumir el rol que debe, considerando que está dentro de las economías más importantes del mundo.