Monedas ligadas a commodities pierden atractivo

La caída en las acciones junto con la suba en los títulos del Tesoro pusieron de manifiesto la aversión al riesgo que existe en los mercados. El Forex Trading estuvo el correlato con la suba del yen y la fuerte depreciación de las monedas ligadas a commodities. Pese a estos recorridos, el euro siguió con fuerza y estuvo junto con la divisa japonesa, entre las de mejor desempeño. Hasta la pasada semana, el mercado financiero era un reflejo de optimismo por el lado de las acciones pero con cierta cautela por la economía, que se reflejaba en la suba de los bonos gubernamentales. El viernes todo eso se acabó con el desplome en las principales plazas bursátiles.
 
 Aversión al riesgo frente el rally del euro
 
El euro confirmó los quiebres que había realizado varios días atrás y se apreció frente al dólar con fuerza, lo que lo impulsó a lo largo del Forex trading. Los temores se encargaron de hacer más precipitada la suba contra monedas como el dólar canadiense y el de nueva Zelanda. Frente a la principal moneda del mundo (EURUSD) alcanzó 1,30 y desde allí comenzó a descender. ¿Se trató de una corrección o el reinicio de la tendencia bajista? La mayoría de los pronósticos continúa siendo poco alentador para el euro en el mediano plazo - de dos a cuatro meses-  ya que pese a la reciente recuperación siguen viendo a la moneda dirigirse hacia niveles por debajo de 1,20.  ¿Qué está guiando entonces las recientes subas? No ha cambiado mucho esta semana (la quinta con ganancias para el EURUSD de las últimas seis): siguen bien las colocaciones de deuda de los PIIGS, malos datos económicos de EE.UU. y menores tensiones en el sistema financiero. Sin embargo, los factores más importantes siguen dañados, la deuda sigue siendo enorme al igual que el déficit fiscal y esto demorará años en sanar. A su vez, esta claro que hablamos de menos tensiones en el mercado, lo que implica que siguen habiendo movimientos que reflejan preocupación. Sin ir más lejos, la pasada semana se conoció que los bancos españoles alcanzaron niveles récord de endeudamiento con el Banco Central Europeo. Pese a todos los datos, el euro subió con fuerza y recién retrocedió el viernes, no sin antes marcar nuevos máximos en meses. El rally se frenó por la aversión al riesgo que impulsó al dólar y muchos a su vez aprovecharon para tomar ganancias. Entre 1,30 y 1,32 se encuentra la zona objetivo de varios analistas al rally alcista actual.

Esta semana habrá varios eventos que podrán generar variaciones importantes en el mercado. La clave estará en ver si el euro recupera la zona de 1,30 y si logra mantenerse por encima de la misma lo cual sería una señal positiva hacia el futuro. De no poder hacerlo, se escucharán más voces que hablen del reinicio de la tendencia bajista. Las bajas podrían coincidir con que el mercado se canse de que las noticias no negativas sean vistas como buenas, léase por ejemplo, que las buenas colocaciones de deuda por parte de los denominados PIIGS dejen de ser un factor de alza para el euro.

El euro además de conseguir las ganancias semanales más grandes en meses frente a las monedas ligadas a commodities, contra la libra (EURGBP) superó una importante resistencia en 0.8400 – 0.8425, lo que puede ser una señal de recuperación en el corto plazo, tras haber caído hasta 0.8060 –mínimo en año y medio- en junio.
 
La economía no da señales claras, pero crecen los temores

La desaceleración en el ritmo de la recuperación económica es cada vez más evidente. Sin embargo, malas noticias desde China se suman y generan preocupación. Esto en parte es efecto de las medidas tomadas meses atrás por las autoridades chinas con el objetivo de frenar el crecimiento y no recalentar la economía. El problema es si la caída ya implica un crecimiento a tasas considerablemente inferiores y no una simple desaceleración. El rol de China y otros países emergentes es clave ya que son quienes están empujando el crecimiento de la economía mundial. De frenar, se frenaría este crecimiento puesto que los países desarrollados no están en condiciones de crecer a tasas altas. Pese a todo, el peor escenario, el de una nueva recesión global,  aún está lejos.  

Otro de los datos que se conoció fue el déficit comercial de EE.UU. de mayo que arrojó un aumento considerablemente. Esto es una mala noticia desde el punto de vista de los equilibrios macroeconómicos pero… es un indicio de que la recuperación en los volúmenes comercializados a nivel global continúa. Lo mismo se dio en Canadá, donde el déficit producto de un importante aumento en las exportaciones pero más grande aún en importaciones, arrojó un sorprendente déficit comercial. La moneda de dicho país fue la de peor desempeño entre las principales y la más afectada por la aversión al riesgo. Todo esto, pese a los buenos datos de empleo que se conocieron semanas atrás. El martes 20 el Banco de Canadá decidirá sobre tasas de interés, de producirse una suba y de darse un comunicado que hable de la continuidad de esta camino, tal vez fortalezca al Loonie y se recupere con un gran rally alcista. Pero de no tenerlo y si los mercados caen nuevamente, generando un retroceso a su vez en el precio del petróleo, el Loonie podría perder más momento en el mercado. La debilidad en el precio del crudo fue uno de los factores que hizo que el dólar canadiense sea la moneda de peor desempeño. Desde el punto de vista técnico hay un dato importantísimo en lo que respecta a esta moneda: en varios cruces se encuentra en niveles clave, ya sean soportes horizontales o líneas de tendencia de gráficos mayores. Hay que prestar mucha atención a lo que pueda hacer en las próximas horas, ya que de seguir cayendo quebraría niveles clave y habilitaría mayores retrocesos. De lo contrario, estaría sentando las bases para una recuperación en los próximos días.  

El dólar estadounidense se apreció frente a las monedas ligadas a commodities y cayó nuevamente contra el yen y las europeas. Versus estas últimas logró recortar pérdidas el día viernes, pero no evitar una nueva caída semanal. Los datos económicos siguen sin ayudar. Se conoció un nuevo descenso en las ventas minoristas, la Fed redujo las perspectivas de crecimiento y se conocieron malos datos del sector inmobiliario. Dentro de lo positivo lo único rescatable es que la inflación está bajo control y que los pedidos de subsidio por desempleo descendieron. El déficit comercial sigue en aumento y el fiscal, si bien en junio resultó ser menor con respeto a un año atrás,  sigue siendo alto y esto no es bueno, aunque por el momento el gobierno de EE.UU. no ha sufrido ninguna consecuencia por ello, ya que sigue endeudándose a tasas bajísimas. El mal momento de la economía ha hecho que los inversores sigan deseosos de prestarle al gobierno a tasas bajísimas, pese al déficit, al dólar y a la deuda.

Las empresas que restan dar sus resultados pueden dar un impulso al mercado esta semana, pero las perspectivas han cambiado y el sesgo bajista ha sido ratificado. Hasta aquí los resultados del segundo trimestre de las empresas no han sido malos, pero sí débiles por el lado de los ingresos, sobre todo en los bancos. Las subas que se dieron no fueron suficientes para superar niveles clave de varios índices accionarios, ni el precio del barril de petróleo, que funciona como barómetro de las perspectivas de crecimiento y se relaciona con el forex trading. 
 
 www.molfx.com.ar