Mejora la confianza en los mercados Forex, pero siguen los signos de alerta

Las acciones se recuperaron con fuerza desde los mínimos de junio y cerraron la mejor semana en meses en varias plazas del mundo. No hubo un evento en particular que funcionó de disparador, pero sí una mayor confianza, que está semana estará bajo prueba con el inicio de la presentación de resultados corporativos del segundo trimestre. En el Forex, el mejor ánimo impulso a las monedas ligadas a commodities que fueron las de mejor desempeño.
 
 

Aún con sesgo bajista
 

En Estados Unidos el Dow Jones tuvo la mejor semana en un año  y subió por encima de los 10.000 puntos por primera vez en julio. Se trata aún de una corrección en una tendencia negativa en el corto plazo. La suba es muy reciente y aún no quebró niveles clave, aunque reflejó un mejor ánimo.

Los datos económicos continúan señalando una desaceleración en el crecimiento a nivel global. La discusión es si esta actualidad junto con el retiro de estímulos fiscales llevará a una nueva recesión o si sólo afectará levemente a la tasa de crecimiento (sin que deje de ser positiva). Esto se sabrá a posteriori y es aún impredecible. Lo que sí se sabe, es que los datos de los últimos meses, muestran una desaceleración en el crecimiento en varios países incluyendo a Estados Unidos y China, lo cual genera temor.

Será importante ver como han reaccionado las ganancias de las empresas en el segundo trimestre. Se esperan buenos resultados que ayudarían a seguir con la recuperación en las acciones y un posible inicio de un nuevo rally alcista. La historia comenzará a develarse el día lunes.

En Europa, el Banco Central Europeo y el de Inglaterra mantuvieron su actual política monetaria como era esperado. Un año atrás, se suponía que a esta altura, la FED y varios bancos centrales más estarían comenzando a subir las tasas de interés. La pérdida de fuerza de la recuperación, junto con los problemas financieros en la Eurozona, han prologando hasta quien sabe cuando el momento de subir las tasas. Hay bancos comerciales que proyectan recién para el 2012 la primera suba de tasas de interés de la Reserva Federal.

Pero no todo es igual, en Asia son varios los países que ya han subido las tasas de interés. La pasada semana se unió Corea del Sur. A su vez, Canadá, Nueva Zelanda y Australia también lo han hecho aunque se están moviendo  a ritmo lento: si bien sus economías están creciendo, no se habla de sobrecalentamiento y no existen grandes presiones inflacionarias.

Un factor clave que ayudó a los mercados y a algunas monedas, fue la exitosa colocación de España de 6.000 millones de euros en notas a 6 años. Esto despejó ciertas dudas y le dio impulsó al euro y a los mercados. La atención se centra ahora en el ya famoso “test de stress” que se les está tomando a bancos europeos. Los resultados se darán a conocer el 23 de julio. Lo que hay que tener en cuenta es que si bien hay menores tensiones en Europa, el déficit en Grecia ha caído (y esta semana colocará deuda), la situación de fondo no es tan distinta. Se han anunciado los recortes que de a poco se sentirán sobre la economía y también el presupuesto. Pero el tiempo que ha pasado ha sido poco y si bien no ha empeorado la situación, las deudas siguen siendo las mismas, sigue el descontento social y la imagen de los funcionarios se ha debilitado.
 
 

Suben con fuerza las monedas ligadas a commodities
 

La suba de las acciones y la mayor confianza impulsó fuertemente al dólar de Canadá, al de Nueza Zelanda y al de Australia. Esté último fue entre ellos el de mejor desempeño. Aún se mantienen lejos de los máximos del año estas monedas en la mayoría de sus cruces, excepto aquellos frente al euro y la libra, que se han acercado. Este grupo de monedas ha demostrado que sigue siendo muy sensible a datos de crecimiento y a la confianza global.

El dólar de Canadá el viernes se impulsó con fuerza tras conocerse un excelente reporte de empleo que mostró una creación de puestos de trabajo tres veces más grande que lo esperado. Esto impulsó a la moneda y es probable que aún le quede gasolina a este rally alcista del Lonnie frente a sus principales rivales.

La de peor desempeño fue el yen que se alejó de los máximos en meses que había alcanzado, que debilitado por el mejor ánimo retrocedió con fuerza. Las elecciones en el país asiático del día domingo, pueden llegar a traer movimiento si las repercusiones afectan la posición del actual primer ministro. De no generar mucho ruido, los efecto serán acotado y el yen continuará moviéndose al ritmo de la aversión al riesgo.

Los cruces entre el yen y las monedas ligadas a commodities se dispararon y están amenazando niveles importantes de resistencia que de ser superados, podrían generar mayores subas.

La libra estuvo entre las más flojas a lo largo del mercado. Frente al dólar (GBPUSD) tuvo su primer retroceso tras cinco semanas consecutivas con ganancias, no logró saltar por encima de 1.5240 y llegó a descender por debajo de un soporte clave en torno a 1.5060. La moneda británica también retrocedió frente el euro (EURGBP) alejándose de los máximos en casi dos años, aunque la tendencia en gráficos mayores aún le es favorable.

El euro continúa mostrándose más fuerte y solo cedió terreno frente a las divisas asociadas al crecimiento. El mejor ánimo, la buena colocación de deuda de España y los malos datos de EE.UU. continuaron ofreciendo soporte a la moneda europea. Sin embargo, el ritmo de las subas bajo considerablemente en la última semana poniendo un manto de dudas. Contra el dólar, el euro (EURUSD) se acercó a una importante zona en torno a 1,2720 que no logró superar. Es importante para continuar con esperanzas de mayores subas en el corto plazo, que los retrocesos sean limitados (no caer por debajo de 1,2300)  o que el par alcance niveles superiores.
 
Las señales de un menor crecimiento en EE.UU. siguieron afectando al dólar, que solo logró subir frente a la libra y el yen. El franco suizo por su parte, le puso fin a un fuerte rally alcista que traía a lo largo del mercado, principalmente frente a las monedas de commodities, en dichos cruces quedó manifiesto el mayor apetito por el riesgo que caracterizó a los mercados.
 
 

China no es manipulador
 

Finalmente se publicó el informe del Departamento del Tesoro de EE.UU. y China no fue mencionada como manipulador del tipo de cambio, consecuencia obvia de los últimos anuncios de flexibilización. La moneda china se ha apreciado desde dicho anuncio y parece que lo continuará haciendo. De esta forma, parece estar finalizando este tira y afloje entre EE.UU. y China. Se trata de un movimiento cuyos efectos aún son limitados y en el corto plazo mejorarán las relaciones exteriores de ambos países y demuestran una mayor predisposición  China. En el largo plazo se espera que contribuya a reducir los desequilibrios globales. Un tipo de cambio más alto sirve también para luchar contra la inflación y para fomentar la demanda interna, pedido que no solamente era realizado por EE.UU.
 
 www.molfx.com.ar