Resumen Semanal Forex Sigue caida del dolar

El dólar continuó con su retroceso a lo largo del mercado ya que las condiciones poco han cambiado con respecto a semanas atrás. Los resultados de las pruebas a los bancos europeos y los datos económicos de EE.UU. siguen apuntando a menores tensiones en Europa y una desaceleración en el crecimiento del país americano. Las bolsas del mundo tuvieron en julio, el mejor mes en mucho tiempo, lo cual coincidió con una caída en la cotización del dólar y el yen.
 
 
 
No cambia la actualidad y aumentan las dudas sobre el futuro
 
La “inusual incertidumbre” a la cual hizo referencia Ben Bernanke semanas atrás, hablando sobre las perspectivas de la economía de EE.UU. quedó ratificada luego con los datos económicos, las minutas y el libro Beige de la FED y las discusiones y frases que pronunciaron distintos miembros que votan sobre política monetaria.

En la FED, se discute desde que hacer para no caer en deflación hasta como serán los pasos para retirar los estímulos monetarios. Una de dichas medidas supone que continuará el crecimiento y la otra, que la economía necesitará de más apoyo para crecer. Los datos que se irán conociendo permitirán saber más sobre el estado de la economía, si se produce una nueva recesión o si regresa el crecimiento fuerte; aunque también hay que considerar una eventual prolongación de la situación actual, lo cual implica un crecimiento a tasas bajas, con inflación moderada.

Un ejemplo que pone en claro la situación actual es la diferencia que muestran los mismos miembros de la FED. Por un lado, el trabajo presentado por James Bullard, presidente de la reserva federal de San Luis, quien afirmó que EE.UU. tiene grandes riesgos de ingresar en un escenario de deflación como el de Japón y que la compra de (más) títulos del Tesoro es una herramienta a considerar en el futuro. Otros hablan de que la economía no necesita más estímulos y en el extremo opuesto, se encuentra un miembro que pide por favor, que se brinden más señales de normalidad y se elimine la frase “extenso período de tiempo” (en referencia a la perspectiva sobre el nivel de la tasa de interés de los Fed Funds, que se encuentran en mínimos históricos) de los comunicados de la FED.La realidad no aporta claridad y los datos económicos siguen mostrando claramente una desaceleración en el ritmo de la recuperación económica (aún hay crecimiento). Las subas en el mercado de valores estuvieron apoyadas en los resultados corporativos y otros factores, pero no necesariamente sobre los datos económicos.

El viernes se publicará el informe de empleo y es difícil predecir no solamente su número (las estimación hablan de una disminución en las nóminas no agrícolas de entre 40.000 y 75.000) sino que también las repercusiones sobre la cotización del dólar. Un número malo debería debilitar al dólar, aunque si genera mucha aversión al riesgo su demanda podría aumentar producto de la venta de activos más riesgos. Por otro lado, un buen número, se supone que podría ayudar a levantar al dólar, tras semanas con retrocesos, sin embargo, de generar mucho optimismo, podría caer con fuerza, producto de un mayor apetito por el riesgo, que genere una oleada de compras de activos con mayor rendimiento.

Lo que sí es más fácil de analizar es lo que ha sucedido. El mes de julio dejó al dólar como una de las monedas más débiles del mercado en coincidencia con una suba en los mercados de valores. De hecho, frente al euro (EURUSD) tuvo la primera caída mensual del año. Esto es indicio de que las tensiones en Europa han disminuido, pero no indica que las alzas deban de continuar. Si bien parece haber un margen de unos puntos más para arriba en la cotización del par, en el mediando y largo plazo todo es incertidumbre y los pronósticos son de los más variado, aunque en general han mejorado las perspectivas. En el corto plazo, el par podría enfrentar una importante resistencia en la zona de 1,3130; de trepar  por encima habilitaría mayores subas.

Otra de las monedas de peor desempeño en el mes fue el yen, resultado lógico considerando que es la divisa que peor reacciona a la suba en las acciones. En la pasada semana, la moneda japonesa no estuvo entre las de peor desempeño y se apreció frente al dólar y las divisas ligadas a commodities. Esto se dio ya que la suba en los activos riesgosos no fue tan pronunciada y la suba frente al dólar (USDJPY) le dio impulsó al yen en el mercado. Las bajas en la moneda japonesa  pueden limitarse por los temores a una intervención en el mercado por parte de las autoridades para frenar la apreciación. Un motivo clave para que el yen haya seguido subiendo frente al dólar y esté a la puerta de los máximos en 14 años, es que el precio de los títulos del Tesoro ha seguido subiendo  y los rendimientos de los mismos (se mueven en dirección contraria a los precios) están en mínimos en meses. Existe una correlación muy grande entre el precio de los títulos y el yen.

Las monedas europeas siguieron con su rally,  tuvieron un excelente comportamiento y fueron las de mejor desempeño. Entre ellas, la libra fue la mejor y podría prolongar las subas en los próximos días. Frente al dólar (GBPUSD) tiene el desafió de consolidarse por encima de 1,5700 y contra el euro (EURGBP) está probando un soporte clave en 0,8300; de caer por debajo, el par se debilitaría aún más. El riesgo de la libra es que mientras más suba, se va haciendo más vulnerable a posibles  malos datos económicos. El soporte del rally de la libra se encontró en datos alentadores de la economía británica y en las palabras de miembros del comité de política monetaria: el titular del Banco de Inglaterra mencionó que se habla de cómo volver a lo normal y de apretar el freno en lugar del acelerador con los estímulos monetarios;  y hasta ya hay un miembro que vota a favor de  un aumento en las tasas de interés.

La caída en los spreads en los mercados de créditos y las colocaciones de deuda sin sobresaltos (aunque con tasas más elevadas que meses atrás), siguen ayudando al euro.

Las monedas ligadas a commodities no tuvieron una buena semana, aunque cerraron en positivo julio, motivadas por el mejor ánimo de los inversores. Entre ellas, el dólar de Nueva Zelanda fue la moneda de peor desempeño debilitada por el comunicado del banco central, que pese a que subió las tasas de interés, afirmó que podría disminuir el ritmo de la subas en el futuro próximo. El dólar canadiense se encuentra en niveles clave en varios de sus cruces, algunos para habilitar mayores subas y otros frenando bajas. Los datos económicos canadienses son mejores que los de EE.UU. Un indicador clave es el sector inmobiliario donde los precios de las viviendas se han recuperado continuamente, en oposición  a lo que sucede en EE.UU. donde el sector inmobiliario aún sigue con problemas). Sin embargo,  el último dato de PBI mostró un crecimiento de solamente 0,1% para el mes de julio en Canadá y junto con las dudas del precio del barril del petróleo de subir con fuerza (y trepar por sobre $80) le quitaron impulsó al Loonie.