El mundo se enfrenta a una creciente escasez de alimentos

Ibeth Rivero

El avance de la epidemia del COVID-19 ha causado graves trastornos en las cadenas mundiales de suministro de alimentos, los cuales están empezando a provocar escasez de productos como la carne de vacuno y la carne de cerdo en países de todo el mundo, entre ellos la India, los Estados Unidos y África.

El mundo se enfrenta a una creciente escasez de alimentos

La crisis sanitaria del coronavirus ha obligado a cerrar decenas de plantas de procesamiento de carne sólo en los Estados Unidos, en un intento de evitar la propagación de la enfermedad entre sus trabajadores. Aproximadamente 9.400 trabajadores de la carne de 167 plantas diferentes se vieron infectados, y al menos 45 de ellos han muerto, lo cual es una cifra alarmante y justifica en cierta medida el cierre. 

Las granjas y fábricas con base en plantas, también están siendo inmensamente afectadas, ya que no tienen forma de sacar sus propios productos a las tiendas y bancos de alimentos. Esto puede que les obligue a practicar la eutanasia a millones de animales y a arrasar sus cultivos.

En las últimas semanas, el Presidente de los Estados Unidos Donald Trump ordenó mantener abiertas las fábricas de carne para evitar la escasez de carne. La medida fue muy criticada porque muchos consideran que pondría en peligro a los trabajadores de la industria cárnica y a sus familias. En cualquier caso, parece que la orden de Trump fue desatendida, ya que siete de ellas han cerrado (algunas de ellas permanentemente) desde que firmó la orden ejecutiva.

Anuncio
Las fuertes oscilaciones del dólar hacen que las operaciones sean muy rentables

¡Haga sus movimientos ahora!

Esto ya ha afectado a los hogares y empresas privadas. Alrededor del 18% de los restaurantes de Wendy's (una de las principales cadenas de comida rápida) se han quedado sin carne y no sirven artículos a base de carne, mientras que algunas tiendas de comestibles ya están limitando las compras. Esto, sumado a la creciente demanda, ha aumentado los precios de la carne, al menos para los "cortes más baratos". Los precios de los cortes premium, debido al cierre de restaurantes, han disminuido últimamente.

Otros países desarrollados, especialmente los europeos, están teniendo una mejor experiencia en cuanto a su suministro de alimentos. Sin embargo, la situación podría empeorar ya que la Eurozona importa alrededor de la mitad de sus alimentos. Son muchos los que ya están proponiendo centrarse más en el cultivo local de alimentos y apoyar a los productores locales en lugar de importarlos, pues el sistema actual pone en peligro a los más vulnerables del continente.

Las expectativas para el resto del mundo tampoco son las mejores, especialmente para los países del mundo en desarrollo. Según el economista jefe del Programa Mundial de Alimentos Arif Husain, alrededor de 265 millones de personas podrían sufrir de escasez de alimentos a finales de año. Alrededor de 130 millones de personas ya luchaban contra la escasez de alimentos antes del comienzo de la pandemia.

"Nunca habíamos visto nada como esto antes", dijo Husain a finales del mes pasado, "No era una imagen bonita para empezar, pero esto lo convierte en un territorio realmente sin precedentes e inexplorado", añadió.

No es una buena noticia porque, a pesar de que el mundo se ha enfrentado a crisis de hambre en el pasado, éstas solían ser regionales y estar asociadas a factores específicos, como las guerras, la estabilidad política o el clima. Esta crisis, en cambio, sería global y coincidiría con varios factores subyacentes asociados al avance de la pandemia, como la alteración del orden económico, junto con los problemas preexistentes.

"Es un golpe de martillo para millones de personas, que sólo pueden comer si ganan un salario. Los cierres y la recesión económica mundial ya han diezmado sus nidos. Sólo hace falta un golpe más, como el de COVID-19, para empujarlos al límite. Debemos actuar colectivamente ahora para mitigar el impacto de esta catástrofe mundial", explicó Husain.

Por el momento, los mercados financieros mundiales parecen no preocuparse mucho por estos hechos, ya que están más centrados en sus expectativas para la reapertura de la economía. Sin embargo, la escasez de alimentos esenciales y el aumento de los costos de los alimentos, unidos al incremento del desempleo, podrían tener un impacto directo en las economías individuales de los países y en la salud de sus ciudadanos.

Ibeth Rivero

Ibeth contribuye con comentarios diarios del mercado tanto en inglés como en español (los cuales habla con fluidez) y también maneja la aplicación móvil DailyForex para asegurar que los operadores de todo el mundo reciban actualizaciones importantes del mercado en tiempo real.

¿Te gustó lo que leíste? ¡Déjanos saber lo que piensas!

exclamation mark

Por favor, asegúrese de que sus comentarios son apropiados y que no promueven servicios o productos, partidos políticos, material de campaña o propuestas de votación. Los comentarios que contengan lenguaje abusivo, vulgar, ofensivo, amenazador o acosador, o ataques personales de cualquier tipo serán eliminados. Los comentarios que incluyan contenido inapropiado también serán eliminados.

0 Comentarios del Usuario

exclamation mark

Por favor, asegúrese de que sus comentarios son apropiados y que no promueven servicios o productos, partidos políticos, material de campaña o propuestas de votación. Los comentarios que contengan lenguaje abusivo, vulgar, ofensivo, amenazador o acosador, o ataques personales de cualquier tipo serán eliminados. Los comentarios que incluyan contenido inapropiado también serán eliminados.

Leer más
Este sitio está protegido por reCAPTCHA y en el se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.