Hazlo o Muere; muerto en una zanja

|

El Primer Ministro británico está demasiado entusiasmado con la gran declaración: la posibilidad de un "no deal" Brexit es de un millón a uno; el Reino Unido abandonará la UE con o sin un deal el 31 de octubre, lo hará o morirá; preferiría estar muerto en una zanja que pedir a la UE una prórroga de la notificación A50 del Reino Unido y así sucesivamente. Ha utilizado una retórica similar sobre las negociaciones de Brexit y su determinación de llegar a un acuerdo, pero la UE ha señalado que, aunque se han celebrado reuniones, todavía no se han celebrado negociaciones sustantivas.

Publicidad
Grandes oportunidades de trading, ¡No espere para beneficiarse de este par!
¡Realizar trading ahora!

La semana pasada, el Reino Unido finalmente envió a la UE sus propuestas para un nuevo acuerdo de retirada. La respuesta de la UE fue cordial, pero pronto quedó claro que, desde su punto de vista, la oferta era inaceptable. Muchos comentaristas creen que la oferta del Reino Unido fue diseñada para ser rechazada de tal manera que la UE pudiera ser considerada como un chivo expiatorio para el inevitable "no deal" Brexit que siguió. Esta impresión se ha visto reforzada por comunicados de prensa hostiles y no atribuidos de Downing Street que sugieren que el Canciller alemán insistía en que Irlanda del Norte permaneciera permanentemente en la unión aduanera de la UE y que cualquier nación de la UE que apoyara una ampliación estaría "al final de la cola" para la cooperación posterior a Brexit con el Reino Unido. Estas medidas han sido condenadas rotundamente por muchos políticos, incluso por antiguos ministros conservadores.

Acuerdo Brexit

Sin embargo, a pesar de la retórica, la ley del Reino Unido requiere que el Primer Ministro pida una extensión de la notificación A50 a menos que consiga un acuerdo de la UE que pase al parlamento o que haga que el parlamento apruebe una salida "sin acuerdo". Ninguna de estas eventualidades parece creíble.

Se perdió una acción en el Tribunal Supremo escocés que habría requerido un interdicto (mandato judicial) que requería que Johnson cumpliera con la Ley Benn; podría haber resultado en que el Tribunal nominara a alguien para que solicitara la prórroga en nombre de Johnson. La decisión está siendo apelada, pero no es la derrota lo que parece a primera vista. El Gobierno presentó un compromiso al tribunal en el que se afirmaba que el Primer Ministro cumpliría la Ley Benn. La sección pertinente de la decisión del juez dice:

"El Abogado General ha expuesto de forma clara e inequívoca la intención del Primer Ministro de cumplir con sus obligaciones legales en virtud de la Ley de 2019.

"Esto se ha hecho mediante declaraciones detalladas y específicas en escritos presentados ante el tribunal sobre la responsabilidad profesional de quienes actúan en nombre del Primer Ministro y del Gobierno y con la autoridad expresa del Abogado General para Escocia; él mismo es, por supuesto, un funcionario del tribunal.

"El Primer Ministro y el gobierno, habiendo formulado y presentado así al tribunal su posición legal, no existe una base adecuada sobre la cual el tribunal pueda sostener que, no obstante, son susceptibles de no hacer lo que en efecto se han comprometido a hacer ante el tribunal".

En otras palabras, el tribunal ha aceptado que Johnson pida a la UE una prórroga, si es necesario, y no intentará subvertir la ley del parlamento que le exige que lo haga.

Es muy poco probable que la UE se niegue a conceder una prórroga y se discute que propondría una prórroga hasta el próximo verano. Esto probablemente daría tiempo al Reino Unido para organizar otro referéndum o/y celebrar unas elecciones generales. La Ley Benn no concede a Johnson ningún margen de discrecionalidad en este sentido y correspondería al Parlamento decidir si acepta una oferta de la UE de este tipo.

La mayoría de los observadores políticos esperan que se emita un voto de censura en la administración de Johnson una vez que se haya obtenido una prórroga. Este proceso podría conducir a la formación de una administración alternativa (si se encuentra apoyo adecuado en el parlamento) o podría desencadenar unas elecciones generales en caso de que dicha administración no se formara en un plazo de 14 días. En resumen, la incertidumbre de Brexit sigue latente.

 

El Dr. Mike Campbell es un científico británico y escritor independiente. Mike obtuvo su doctorado en Gante, Bélgica, y ha trabajado en Bélgica, Francia, Mónaco y Austria. Como escritor, se ha especializado en temas de negocios, ciencia, medicina y medio ambiente.